La reimplantación de las reglas fiscales europeas no puede suponer un riesgo para acometer las inversiones que España necesita. La coyuntura actual debería aprovecharse para llevar a cabo reformas pendientes tales como una reforma fiscal progresiva de calado. Hay que garantizar un suelo de ingresos que permita desarrollar la economía y el estado del bienestar que la población necesita.

Productividad - Observatorio de Márgenes Empresariales

La productividad de los sectores económicos incluidos en el Observatorio de Márgenes Empresariales ha aumentado de manera inédita en el periodo 2018-2023, siendo compatibles, por primera vez en décadas, las ganancias de productividad con el crecimiento de la actividad y el empleo. Sin embargo, el avance generalizado de la productividad solo ha alcanzado parcialmente a los trabajadores: los salarios han crecido a menor ritmo que la productividad, por lo que el reparto de las ganancias de productividad no ha sido equilibrado, ensanchándose la brecha ya existente desde hace décadas.

El valor añadido bruto generado ha aumentado un 46% entre 2018 y 2023. Sin embargo, el reparto de ese aumento ha sido muy desigual: la población asalariada ha perdido peso en el reparto del valor añadido generado, mientras las empresas han registrado niveles récord de márgenes y tasas de rentabilidad en 2022 y 2023.

La diferente gestión económica y laboral de los últimos años ha permitido superar los choques adversos con más empleo y de mejor calidad. España ha creado 1,58 millones de empleos asalariados netos entre 2018 y 2023. Además, las ocupaciones más cualificadas concentran ya dos tercios del empleo neto desde 2018.

En España hay 2,1 millones de personas asalariadas que teletrabajan (3,1 millones si incluimos la población por cuenta propia), según la Encuesta de Población Activa. La Comunidad de Madrid es la región en la que mayor es la incidencia del teletrabajo.

La subida del SMI beneficia al 13,4% de los empleados a tiempo completo. La mayor incidencia se da en Comercio y Hostelería, y la juventud resulta especialmente beneficiada. La subida también ayuda al 19,81% de los empleados a tiempo completo con contrato temporal.

Las empresas están logrando en España unos márgenes históricamente altos de su actividad productiva (un 50% más que en 2019) impulsando la subida de los precios y aumentando la parte del valor añadido que se quedan vía márgenes en detrimento de la participación de los salarios.

La subida del SMI a 1.082 euros beneficiará en torno a 2,27 millones de personas asalariadas, sin efectos negativos sobre el empleo y contribuyendo a una mejora de la cohesión social.