El fenómeno de las viviendas turísticas está impactando en España con toda su crudeza. Aunque todo es susceptible de empeorar, el alquiler turístico de casas que anteriormente se utilizaban para fines residenciales en las grandes ciudades ya está detrayendo una importante parte de la oferta del mercado residencial y presionando al alza los precios en las urbes que no le han puesto coto.

Según el informe "Radiografía socioeconómica del estado de la juventud en España", la mayoría de las personas no pueden emanciparse hasta tener los 38 años de edad porque solo el 55% consigue alcanzar un paquete integral de lo que podríamos llamar de vida adulta.